CÓMO SON LAS NAVES DE ELON MUSK Y JEFF BEZOS QUE LA NASA ELIGIÓ PARA VOLVER A LA LUNA

Las empresas seleccionadas compartirán 967 millones de dólares para desarrollar un módulo de descenso lunar antes de febrero de 2021

La NASA anunció el jueves que firmó un contrato de 1.000 millones de dólares con tres compañías, entre ellas Blue Origin de Jeff Bezos y SpaceX de Elon Musk, para desarrollar alunizadores con el propósito ya anunciado de Estados Unidos de enviar personas de regreso al astro.

SpaceX, de Elon Musk (jefe también de Tesla), Blue Origin, de Jeff Bezos (jefe de Amazon y el hombre más rico del mundo) y Dynetics, otra compañía aeroespacial estadounidense compartirán 967 millones de dólares para desarrollar cada uno un módulo de descenso lunar antes de febrero de 2021, fecha en que la agencia espacial estadounidense elegirá una de las tres opciones.

SpaceX tiene en desarrollo Starship, su nave espacial con la que busca llegar a Marte; según la NASA, la nave será modificada para poder aterrizar en la Luna (y volver a despegar, ya que la clave de los vehículos de SpaceX está en su reutilización para bajar costos).

El modelo de Blue Origin es de un módulo lunar de estilo más tradicional; está diseñado para alunizar y volver a órbita lunar, además de permitir llevar gran cantidad de equipamiento científico.

La tercera compañía, Dynetics, tiene la ventaja de ofrecer un diseño que no necesita etapas: el mismo vehículo puede cumplir las funciones de ascenso y descenso, sin requerir de módulos o etapas que se descartan.

Un sistema crucial

“Estados Unidos está en las etapas finales de su proyecto para enviar astronautas a la Luna en 2024, cuando veremos el increíble momento en que la primera mujer pisará la superficie lunar”, dijo Jim Bridenstine, administrador de la NASA.

“Es la primera vez desde la época de las misiones Apolo que la NASA dispone de fondos para un sistema de aterrizaje lunar tripulado. Ahora tenemos compañías bajo contrato para trabajar para el programa Artemis”, agregó.

Este sistema de aterrizaje tripulado es crucial en la misión Artemisa, el programa estadounidense de regreso a la Luna.

A pesar de la pandemia de coronavirus, que suspendió la construcción y las pruebas del cohete y la nave espacial Artemis, Bridenstine dijo que esperaba que la misión siguiera adelante.

“Tenemos que dar esperanza a las personas. Tenemos que darles algo que los haga soñar y que inspire no solo a nuestra nación, sino a todo el mundo”.

AFP/La Nación, GDA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *